Somos CdAT
Somos CdAT

Esta edición del Festival es muy especial, sobran los porqués y las razones, pero sabemos que es momento de resistir. Quién nos iba a decir, que este año, el más difícil todavía, iba a ser simplemente ver un espectáculo, todos juntos, apretujados, a oscuras y en silencio. Conteniendo la respiración, y escuchando la vida que palpita dentro de un teatro cada vez que el público lo llena.
 
Hoy, el mundo entero parece estar en la cuerda floja, y aquí estamos todos haciendo equilibrios y malabares para sobrellevar este nuevo presente. Hoy más que nunca, nos hace falta reír con las payasadas y volar con la imaginación como se vuela desde lo alto de un trapecio.
 
Gracias a todas las personas que nos ayudan a hacer posible lo imposible, a aferrarnos a la belleza y a la risa, superando el miedo para conseguir que el riesgo vuelva a ser tan sólo un artista en medio de la pista.
¡Que empiece la fiesta!